El aprendizaje dialógico se basa en el concepto de que las interacciones entre las personas a través del diálogo constituyen el elemento clave que hace posible que sea posible que se produzca el aprendizaje. Representa un marco teórico que se construye a partir de las mejores prácticas y de las principales aportaciones teóricas de la comunidad científica internacional, en campos como la sociología, la psicología o la pedagogía.

Según la perspectiva del aprendizaje dialógico, las personas aprenden gracias a las múltiples interacciones que tienen lugar no sólo entre el alumnado y el profesorado en el contexto de la clase, sino entre éstos y el resto de personas que participan de alguna forma en el centro: voluntarios, personal no docente o miembro de grupos interactivos que conforman tertulias o comisiones mixtas. Por otra parte, el escenario de estas interacciones no es únicamente el centro, sino las familias, los amigos, los comercios, las instituciones deportivas, etc.

aprendizaje dialogico

Principios básicos del aprendizaje dialógico

El aprendizaje dialógico se sustenta en siete principios básicos:

Transformación

La teoría del aprendizaje dialógico prioriza la transformación por encima de la adaptación, puesto que sostiene que a través de la educación es posible transformar el entorno social en el que vivimos.

Igualdad

El segundo principio del entorno educativo, o comunidades de aprendizaje según los principios del aprendizaje dialógico, es la igualdad en condiciones. Para los impulsores de esta metodología educativa un diálogo es igualitario cuando se valoran las aportaciones de cada participante en función de los argumentos expuestos por cada cual y no por el que ostenta más poder o pretende conseguirlo.

Inteligencia cultural

Se traslada la idea tradicional de inteligencia académica a un concepto de la inteligencia con un base cultural, entendida como el conjunto de saberes, habilidades y conocimientos propios.

Dimensión instrumental

Los aprendizajes intrumentales constituyen un principio fundamental de las comunidades de aprendizaje, entendiendo que dichos principios están configurados por aquellos instrumentos fundamentales que constituyen la base para acceder al resto de aprendizajes, siendo un requisito indispensable para poder acceder a una educación de calidad.

A través de esta perspectiva, se pretende evitar la exclusión social a través de la implicación de todos los miembros de la comunidad en actividades de aprendizaje.

Creación de sentido

El principio de creación de sentido supone dar una determinada orientación vital a nuestra existencia, luchar por nuestros sueños y perseguir proyectos. Uno de los valores que más se intentan potenciar en el aprendizaje dialógico es el sentido familiar, motivo por el cual se busca la máxima implicación, participación y consenso en un proyecto educativo de carácter global.

Solidaridad

El principio de solidaridad es un valor profundo que debe trabajarse de forma decidida en todas la acciones educativas, integrando a todos los alumnos y alumnas, independientemente de cuáles sean sus diferencias culturales, socio económicas, de sexo, raza, origen, nacionalidad o de cualquier otro tipo.

En el aprendizaje dialógico, la solidaridad va mucho más allá de le celebración de, por ejemplo, alguna campaña ocasional de recogida de alimentos unos pocos días al año. Es una solidaridad que debe observarse y ejecutarse en el día a día escolar, ofreciendo ayuda para superar cualquier tipo de exclusión en el aula: por motivos culturales, dificultadas de aprendizaje o alguna limitación o diferencia física o psíquica.

Para lograr estos objetivos es necesario trabajar conjunta y colaborativamente tanto el profesorado, como los alumnos y sus familias y el resto de la comunidad educativa, ya sea en la gestión del centro como cuando se comparten los diferentes espacios de aprendizaje.

Igualdad ante las diferencias

El principio de igualdad planteado por este tipo de aprendizaje basado en el díalogo niega que la diversidad sea un obstáculo para el aprendizaje, sino que en realidad supone una gran opotunidad para sumar habilidades y formas de entender la vida y así aprender mas.

Los partidarios de este método están plenamente convencidos que la segregación por niveles a través de las unidades de adaptación, de los apoyos fuera del aula ordinaria o de los grupos flexibles permanentes a lo largo de un curso para adaptar el currículo, no dan buenos resultados. Para refrendar sus argumentos se apoya en diversas investigaciones y en los resultados académicos de obtenidos en las pruebas internacionales, comparando los datos de los países con políticas educativas más segregacionistas y los que no.

Si se pretende realizar una aplicación práctica del aprendizaje dialógico, es necesario el planteamiento de una serie de cambios en la organización de los centros y  aulas, y a utilizar más y mejor las habilidades comunicativas del entorno: familiares, escolares, de tiempo libre y de la comunidad.