Aprender a volar un drone no es el único secreto que hay en torno a estos aviones no tripulados. También se puede conocer mejor su funcionamiento si nos atrevemos a construir un drone casero. Algo que puede ser bastante económico, emocionante y educativo. El precio de los drones está bajando, y en España se pueden encontrar modelos bastante baratos. Aunque hacer uno con nuestras propias manos tiene algo que lo hace especial. Además, no es tan complicado como puede parecer en un principio.  

Materiales para el armazón

Lo primero que hace falta es crear un armazón. Este debe ser resistente y ligero. Por lo que podemos utilizar láminas de contrachapado o plástico. Habrá que cortar distintas piezas y montarlas para tener la forma básica de un drone. Lo más sencillo es elegir un cuadricóptero, cuyos planos se pueden encontrar con facilidad en la red. Si queremos un acabado algo más profesional para nuestro drone casero, podemos pasar los planos a una impresora 3D y dejar que sea ella la que construya el armazón.  

Motores para las hélices

Lo siguiente será elegir tantos motores como hélices vaya a tener el drone. En este caso 4, ya que hemos elegido un modelo de cuatro rotores. Estos deben tener suficiente potencia como para levantar el vuelo, y que todos sean iguales. Así no habrá desajustes cuando el drone se ponga en marcha.

Descarga nuestra guía gratuita: Formación en tecnología. Conoce las disciplinas que seguirán demandando profesionales tras la cuarta revolución industrial

También harán falta las hélices. Lo ideal es tener repuestos por si alguna de ellas sufre algún daño. Así, solo habrá que cambiarla por una nueva y seguir volando.  

Placa de control de un drone casero

Este componente es el más importante, ya que se gestionan todas las órdenes que recibe el aparato. Se pueden encontrar distintos tipos, más o menos avanzados en funciono de las características de cada drone. Desde modelos que simplemente activan los motores y controlan los movimientos, hasta placas que almacenan datos telemétricos o coordenadas GPS. Un módulo de control bastante asequible es el mini ordenador Raspberri Pi, de código abierto y capaz de controlar funciones como las que tendrá el drone. Aunque es necesario tener algunos conocimientos sobre programación. Si no los tienes, puedes elegir un módulo de control creado para aviones no tripulados, reciclando uno o comprando uno nuevo en alguna tienda especializada.  

Emisor y receptor

Otro aspecto clave en la construcción es la correcta recepción de las órdenes. Por eso, hay que incorporarle a la placa de control un receptor y emisor multicanal. De este modo lograremos un funcionamiento perfecto.  

Elementos adicionales

Uno de los motivos más comunes para tener un drone es usarlo para hacer fotografías. En este caso, también habrá que implementar una cámara y sus respectivos controladores. Hay que tener en cuenta que cada una de las piezas aumenta el peso del aparato. Por lo que la autonomía de las baterías, que por descontado es otro elemento que debe tener, puede verse afectada, al igual que la capacidad para elevarse.  

¿Cuánto cuesta construir un drone casero?

El coste de un drone casero depende de los materiales y componentes que se elijan. Algunos pueden costar muy poco y otros pueden llegar a valer cientos de euros. Aunque el motivo por el que seguramente quieras hacer tu propio drone no sea ahorrarte unos euros, sino aprender todo lo posible sobre el funcionamiento y mantenimiento de estas aeronaves. Un mundo muy interesante que puede ser de utilidad en el futuro. Y no solo para tus momentos de ocio.  

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia