Las dificultades o trastornos específicos en el desarrollo del aprendizaje en los niños constituyen un conjunto de problemas que interfieren significativamente en el rendimiento escolar, dificultando el adecuado progreso del niño afectado y la consecución de las metas marcadas en los distintos planes educativos.

Estos trastornos, que son mucho más frecuentes en los niños que en las niñas, surgen de alteraciones en los procesos cognoscitivos y su principal característica es que el déficit tiene lugar en un área muy concreta. Los más habituales son los relacionados con problemas en la lectura, la escritura o el cálculo.

En ocasiones, estas dificultades pasan desapercibidas durante algún tiempo ya que, al afectar a un único ámbito del aprendizaje, en el resto de competencias el niño mantiene un nivel parecido al resto de la clase y, en ocasiones, incluso superior a la media.

dislalia y dislexia

Causas y evolución de las dificultades de aprendizaje

No se puede apuntar a una única causa, pero en general se aceptan los siguientes motivos.

  • Factores neurobiólógicos. Están considerados la causa principal.
  • Falta de oportunidades para aprender.
  • Baja calidad de la enseñanza.
  • Entorno con un bajo nivel cultural.
  • Insuficiente implicación de los padres.

En cuanto a la evolución, conviene destacar que con una intervención psicopedagógica  adecuada la mejora es notable en la mayoría de los casos, sin que suela repercutir negativamente en la vida adulta. No obstante, el tratamiento precoz es fundamental con el fin de evitar:

    • Desmotivación en el alumno.
    • Aversión a la escuela.
    • Problemas emocionales inadecuados.

Problemas más habituales: dislexia, dislalia, disgrafía y discalculia

A continuación, vamos a describir brevemente en qué consisten los 4 problemas de aprendizaje que se dan con mayor frecuencia entre los escolares, así como los puntos clave en el ámbito del diagnóstico en el aula y tratamiento.

Dislexia

La dislexia es un trastorno del aprendizaje de la lectoescritura, de carácter persistente y específico, que se da en escolares que no tienen ningún problema, físico, psíquico ni sociocultural, por lo que su origen parece estar en algún problema del neurodesarrollo.

Según los expertos, la dislexia es una dificultad para la descodificación o lectura de palabras debido a algún tipo de afectación de algunos de los procesos cognitivos intermedios entre la recepción de la información y la elaboración del significado.

Es una dificultad con alta prevalencia y una de las causas principales de bajo rendimiento escolar en parte del alumnado. El principal problema de la dislexia es su incompatibilidad con un sistema educativo donde la mayor parte de los contenidos se enseñan a través del código escrito. Esto provoca que el alumno disléxico tenga muchos problemas para seguir el ritmo de la clase, se fatigue y acabe perdiendo la concentración.

En cuanto a las soluciones cabe decir que, actualmente, existen muchos métodos y material específico para la recuperación de la dislexia: ejercicios de actividad mental, de lenguaje, de lecto-escritura, perceptivo-motores, etc. Se trata de actividades en forma de juegos de gran utilidad para llevar al máximo nivel de competencia las propias habilidades del niño.

Estos métodos deben adecuarse tanto a la edad del niño, como al tipo y severidad de la dislexia que padezca, siendo el diagnóstico y tratamiento precoz la mejor garantía para una rápida y satisfactoria resolución del problema.

Dislalia

La dislalia es una alteración de fonemas, puede ser de uno o varios, bien por ausencia o alteración de este sonido o por su sustitución por otros. Cuando este problema se presenta más allá de los cuatro años (hasta esa edad es muy frecuente), suele causar una gran angustia en los padres que piensan, erróneamente, que su hijo pueda tener algún tipo de retraso. Normalmente la dislalia suele desaparecer al cabo de un tiempo, aunque en los casos más graves o persistentes se puede precisar la intervención de un logopeda.

Disgrafía

El término disgrafía es muy amplio, ya que incluye todas las dificultades de aprendizaje relacionadas con la escritura, aunque dentro de este conjunto existan problemas muy diversos, de naturaleza distinta y con distintos síntomas.

La disgrafía se da en niños y niñas con niveles normales de inteligencia e incluso superiores a la media. Hay muchos tipos: fonológica, superficial, profunda, periférica, etc. El diagnóstico escolar se produce cuando el profesor observa alteraciones importantes en los dictados, la copia y/o la escritura espontánea del niño.

En lo que respecta a los tratamientos, existen una amplia gama de actividades que se pueden realizar en clase, siendo necesario un seguimiento y corrección minuciosos por parte del profesor.

Discalculia

Es un problema de aprendizaje que afecta a un área muy específica: la aritmética y puede afectar a conceptos básicos como la suma, la resta, la división o más abstractos de álgebra o geometría. En su diagnóstico es necesario evaluar que no existan problemas de desarrollo psicomotriz o de inteligencia.

Aunque diferentes en su grado, severidad y áreas del aprendizaje afectadas, las principales dificultades de aprendizaje tienen una serie de rasgos comunes: se suelen dar en niños sin ningún retraso intelectual ni emocional y en un contexto de escolarización totalmente normal. Por lo que las causas hay que buscarlas, principalmente, en factores neurobiológicos y con la ventaja de que, detectadas precozmente y tratadas en el aula con ejercicios y métodos de comprobada efectividad, la mejoría es palpable en la gran mayoría de escolares.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia