La diferencia entre alzhéimer y demencia senil es una duda frecuente, más aún, es motivo habitual de confusión. No es raro encontrar textos donde indistintamente se emplee el término demencia como sinónimo de alzhéimer o viceversa.

Y no, ni el alzhéimer es demencia, ni la demencia es solo alzhéimer. Millones de personas en el mundo tienen demencia sin tener enfermedad de alzhéimer y, aunque en menor número, muchos afectados por alzhéimer aún no tienen demencia. Si quieres conocer la diferencia entre alzhéimer y demencia senil, sigue leyendo, ya te contamos.

Descarga nuestra guía gratuita: Tecnología y salud. Las 10 tendencias que definirán el futuro del sector sanitario

 

¿Qué es la demencia?

La demencia es un es un síndrome, es decir, un conjunto de síntomas que puede estar ocasionado por más de 100 enfermedades diferentes.

Hay que puntualizar que el término demencia senil se considera en la actualidad incorrecto pues sugiere que la demencia es resultado del envejecimiento y no es así. Envejecer no causa demencia, la demencia la pueden causar decenas de enfermedades. 

Las personas con demencia tienen en común el deterioro progresivo y crónico de las funciones cognitivas, por ejemplo:

  • No recuerdan eventos recientes
  • Olvidan las palabras que se usan para denominar objetos
  • Se desorientan en lugares familiares
  • Tienen problemas para contar y sacar cuentas
  • Les cuesta concentrarse y estar atentos
  • Planificar y ejecutar acciones complejas les es muy difícil

Mientras la enfermedad que le dio origen a la demencia avanza, los síntomas son más acusados y la persona termina perdiendo la capacidad de realizar acciones básicas de la vida diaria, como bañarse o vestirse. Al final, las personas con demencia terminan siendo dependientes de los otros para sobrevivir.  

¿Y qué es el alzhéimer?

El alzhéimer es una enfermedad neurodegenerativa, es decir, un mal que afecta el sistema nervioso, en este caso fundamentalmente el cerebro. Su causa es desconocida, aunque se reconoce que la edad es el principal factor de riesgo. Otros factores relacionados con estilos de vida y genética también parecen influir, sin que por el momento haya nada definitivamente establecido.  El alzhéimer es una enfermedad progresiva y por el momento no tiene cura, aunque hay terapias farmacológicas y no farmacológicas que ayudan en su manejo.  

Diferencia entre alzhéimer y demencia senil

Seguramente ya te habrás dado cuenta de que la enfermedad de Alzheimer es una causa más de demencia. Aunque decir una más es menospreciar el rol de esta enfermedad: el alzhéimer es la principal causa de demencia en el mundo, respondiendo por algo más del 80% de los casos totales.

El alzhéimer siempre termina causando demencia, pero no todas las personas con alzhéimer tienen, aún, demencia. En la primeras etapas de la enfermedad, el afectado aún puede realizar su vida normal, sin síntomas evidentes de alzhéimer, pero a medida que el mal avanza y el daño al cerebro se acumula, los síntomas aparecen y avanzan indeteniblemente. Cuando el deterioro es tal que impide desarrollar actividades instrumentales y básicas de la vida diaria, es entonces que hablamos de demencia debida a enfermedad de Alzheimer probable.  

Otras causas de demencia además del alzhéimer

Se habla de que existen más de 100 causas de demencia en el mundo, algunas realmente raras. Entre las más comunes están:

  • Enfermedad vascular
  • Degeneración frontotemporal
  • Enfermedad de cuerpos de Lewy (incluye la demencia con cuerpos de Lewy y la demencia asociada a la enfermedad de Parkinson)
  • Encefalopatía traumática crónica
  • Enfermedad de Huntington
  • Alcoholismo

 

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia