Elegir una cuidadora de ancianos es una tarea que demanda tiempo, esfuerzo y llega a generar considerables dosis de estrés. La persona elegida se encargará de una de las labores más importantes: cuidar a una persona cercana, posiblemente uno de los padres o abuelos.

La cuidadora de ancianos debe tener algunas características básicas, por ejemplo:

  • Gustarle interactuar con los mayores (básico y muchas veces pasado por alto)
  • Ser paciente y cariñosa.
  • Tener conocimientos de asistencia a domicilio y a personas dependientes, preferiblemente demostrable mediante certificado de profesionalidad.
  • Ser organizada, responsable e higiénica.

Descarga nuestra guía gratuita: Tecnología y salud. Las 10 tendencias que definirán el futuro del sector sanitario

Todas esas características están muy bien y seguramente describan a una cuidadora de ancianos casi ideal, pero ¿cómo encontrarla? ¿cómo saber a quién elegir? El estresante proceso de selección de una cuidadora de ancianos puede ser menos difícil si se cuanta con el auxilio de las nuevas tecnologías. En nuestro artículo te descubriremos algunas de las opciones que esta era tecnológica ha abierto para facilitar la selección de un buen cuidador.

 

Tecnologías que ayudan a elegir una buena cuidadora de ancianos

Webs especializadas en publicitar ofertas y demandas: tal vez las webs que conozcas para publicar ofertas de trabajo, como Infojobs, no se adecúen al proceso de selección de una cuidadora de ancianos. Existen portales online especializados en las ofertas de trabajo para el servicio doméstico, que publican anuncios gratuitamente. Tal vez la más conocida sea Doméstiko.

Webs especializadas en la gestión de cuidadores: la época de ir a la agencia de servicios domésticos y confiar en lo que dijeran va pasando. Ahora existen sitios online especializados en la selección de cuidadoras de ancianos que se aseguran de comprobar las referencias del cuidador, incluso en algunos se puede ver la valoración que ha recibido de otros usuarios.

Muchos cuentan con otra ventaja “de las de antes”; ellos asumen la parte de la contratación laboral y gestión en la seguridad social, el familiar solo firma por el servicio que recibirá de la empresa.

En la actualidad ya hay muchos de estos sitios online y es solo el inicio. Ejemplos de estas empresas son Cuidum, AIUDO, Familia fácil , Nidmi o Joyners.

¿Cuidador digital?: El mundo de la asistencia domiciliaria evoluciona aceleradamente y ya existen empresas especializadas en hacer el hogar inteligente para detectar cualquier posible emergencia, desde caídas hasta un retraso considerable al salir del baño.

Cuentan con aplicaciones móviles que permiten monitorizar en todo momento la actividad del adulto mayor dentro del hogar, una especie de “cuidador digital” Una de las empresas vanguardia en esta tecnología en España es Sensovida.

Redes sociales: el boca a boca de toda la vida multiplicado por cientos. La mejor recomendación generalmente viene de aquellos que conocemos y que ya pasaron por situaciones semejantes. Los interesados en la búsqueda de una cuidadora de ancianos, o los mismos profesionales de este sector, tienen la opción de poner anuncios en Facebook, incluso en comunidades cerradas de cuidadores no es extraño ver solicitudes de esta naturaleza.

Exploración de la marca digital: es básico, simplemente con poner el nombre de alguien por Internet ya se tiene una buena cantidad de información. Los cuidadores deben cuidar su marca digital como cualquier otro profesional. Si en algún lugar se han escrito malas valoraciones sobre la cuidadora de ancianos, es muy posible que salga a relucir con una búsqueda básica. Por muy simple que parezca, este acto puede estar determinando muchas de las contrataciones de una cuidadora de ancianos.

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia