Instalar un arco de seguridad en una tienda es algo muy habitual. Tanto en calles como en centros comerciales, cualquier negocio en el que se venden productos cuenta con uno en la salida.

Cuando lo vemos al entrar o salir de las tiendas, solemos pensar que se trata de un sistema de seguridad contra el robo. Algo que es cierto, aunque no es el único uso que se le puede dar a estos arcos. Tampoco son estos los únicos arcos de seguridad que existen.

 

Sistema de alarma contra hurtos

El arco de seguridad funciona en combinación con etiquetas rfid. Estas emiten una señal de radio que si no se desactiva hace saltar la alarma del arco. De este modo se avisa a los responsables de que alguien está tratando de llevarse algo sin permiso.

Descarga nuestra guía gratuita: Formación en tecnología. Conoce las disciplinas que seguirán demandando profesionales tras la cuarta revolución industrial

No obstante, hoy la tecnología permite utilizar el arco de seguridad para otras tareas. El Big Data es una de las aplicaciones con las que algunos establecimientos están aprovechando este potencial.

 

Localización y control de artículos

Las etiquetas de radiofrecuencia se pueden codificar para identificar de forma individual un producto. Se trata de una especie de matrícula única que aporta información acerca de este, así como el lugar de fabricación o los pasos que ha dado hasta llegar a la tienda.

Esta función facilita llevar un registro de inventario. También es útil para conocer las costumbres de compra de los usuarios, ya que puede verse cuáles son los productos con mayor demanda.

El uso de arcos de seguridad permite automatizar el proceso, ya que la información se almacena directamente en un equipo. Cada vez pasa un producto por un arco, dependiendo de si está programado en modo almacén o tienda, puede cambiar la posición de este en un mapa o enviar un aviso de que se está tratando de sacar sin pagar, en caso de que haya llegado al punto de venta.

 

¿Que diferencia hay entre un arco de seguridad en un comercio y el de un aeropuerto?

El arco de seguridad que tiene un establecimiento comercial puede parecer similar al que hay en un aeropuerto. O los que se instalan en edificios de alta seguridad, que tienen un sistema parecido al de estos últimos. No obstante existen grandes diferencias, ya que los arcos de seguridad de un aeropuerto no tiene como objetivo detectar productos etiquetados. En realidad son detectores de metales con los que se impide que alguien pueda usar objetos peligrosos durante el vuelo o poner en peligro la seguridad de ciertas instalaciones.

En este caso el arco de seguridad no busca señales de radio. Genera un campo magnético que activa las alarmas en caso de que algún objeto desvíe las ondas de un modo significativo. Así se indica que el cuerpo que pasa por el arco está en posesión de un elemento metálico. No hay forma de identificar si se trata de un arma o no, razón por la que se pide a quienes van a pasar por este que se desprendan de todo lo que pudiera activar el aviso.

 

Ebook GRATIS: Formación Tecnologia

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia