¿Cuál es la mejor forma de introducirse al egaming?

Videojuegos como Fortnite y League of Legends son tendencia y raro es la persona que no les suene y es que estos dos títulos son el ejemplo perfecto de que el sector de los eSports está más vivo que nunca y es sinónimo de éxito. De hecho, cada vez es más común escuchar entre los adolescentes que de mayor quieren ser gamers o dedicarse al sector del egaming. Pero, ¿cómo es posible introducirse en el egaming y ganar dinero?

Y es que aunque parezca mentira no es lo mismo ganar dinero jugando a videojuegos que trabajar en el sector del gaming. Son cosas parecidas, pero con diferencias. Y es que existen varias puertas de entrada al sector del egaming que vamos a explicar en este post.

 

¿Qué es egaming?

El mundo de los deportes electrónicos y videojuegos es un sector del ocio muy amplio y entremezcla muchas cosas parecidas, aunque no iguales. Por ejemplo, no todos los videojuegos son eSports, pero todos los eSports sí son videojuegos.

Es decir, se parecen, pero no son lo mismo y de igual forma ocurre con los términos eSports y egaming que se parecen, pero no significan igual.

Descarga nuestra guía gratuita: Videojuegos. Las 5 tecnologías vencedoras y las 5 olvidadadas en la pugna tecnológica

El término eSport se refiere a la actividad de jugar videojuegos con otras personas a través de internet. Además, los eSports tienen competiciones internacionales y generalmente esto contribuye a que mucha gente las siga en plataformas de streaming o a través de eventos con muchos espectadores.

En cambio, la palabra egaming es más amplia ya que se refiere al mundo gamer en general, es decir, incluye tanto a jugadores amateurs, como a profesionales y streamers, pero también entra dentro del sector empresas, productoras, perfiles profesionales y digitales como guionistas, programadores y desarrolladores UX así como instituciones públicas y privadas como las universidades.

¿Cuál es la mejor puerta de entrada al egaming?

No hay una única forma de entrar en el sector del egaming. Todo depende de la formación recibida, el propósito a conseguir, las necesidades de cada uno y los intereses que se tengan.

Y es que no es la primera vez que un streamer acaba siendo jugador profesional, y como tal se gana la vida yendo a torneos o eventos o bien que un progamer acaba siendo manager y dueño de un equipo. Y claro, el manager de o CEO de un equipo pertenece tanto al sector de los videojuegos como un streamer.

Sin embargo, lo que hacen y la cantidad que gana cada uno es bien diferente. Por ello, es fundamental seguir un objetivo y tener claro exactamente qué se quiere conseguir.

Ni las tareas de un programador ni las de un coach o un streamer son iguales, ni le dedican el mismo tiempo. Por lo tanto, la mejor forma para entrar en este mundillo es hacerse preguntas del estilo:

  • ¿Cuál es mi objetivo a medio y largo plazo?
  • ¿Prefiero jugar, programar o crear contenido?
  • ¿Quiero dedicarme al egaming toda mi vida?
  • ¿Deseo competir o especializarme y formarme?

Una vez se responden a esta clase de preguntas es más fácil saber si se desea formar parte de un sector maduro que cada vez crece más. De hecho, todo apunta a que las empresas del sector van a seguir contratando más profesionales ante la poca oferta existente.

La razón es que es un sector altamente especializado y digital por lo que la necesidad de formación y renovación es constante. Además, ya no se demandan sólo programadores.

Si bien es cierto que se siguen contratando muchos programadores, las compañías solicitan toda clase de profesionales que hace años poco o nada tenían que ver con los videojuegos como guionistas, beta tester o incluso músicos y marketeros.

Las tendencias tecnológicas que llegarán en pocos años como el Big data, el machine learning, el Internet de las Cosas (y demás innovaciones que vayan apareciendo) junto al aumento económico del sector indican que el egaming no va a dejar de crecer, todo lo contrario.

 

Ebook GRATIS: Videojuegos

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia