Presiona "Enter" para comenzar tu búsqueda

Cómo estudiar para un examen tipo test: indicadores y errores

  • 17 junio 2015

Es evidente que los exámenes de desarrollo son muy diferentes a los de tipo test, es decir, aquellos con varias opciones de respuestas de las cuales solamente una es correcta. La diferencia fundamental es el tipo de memoria que usamos durante la preparación y ejecución de los dos tipos de pruebas. En los exámenes de desarrollo entra en juego una memoria de recuerdo, mientras que los exámenes tipo test se basan en la memoria de reconocimiento.

En las pruebas basadas en la memoria de recuerdo, que se identifican más con los exámenes que consisten en el desarrollo de temarios o unidades, nuestra mente hace un esfuerzo por organizar y asimilar de forma coherente un material que hemos aprendido previamente.

como estudiar para un examen tipo test

Sin embargo, en los test se funciona de una forma más automática para reconocer un tipo de información que hemos asimilado anteriormente y que aparecerá, en cierta forma de manera inconsciente, dibujada de golpe en nuestra mente.

Teniendo en cuenta que son dos formatos muy diferentes, que sirven para evaluar diferentes tipos de memoria y de abordaje y compresión de los temas, debemos planificar métodos de estudio también distintos para cada uno de ellos. Para los exámenes de desarrollo, el estudio lento y progresivo de todo el temario puede ser muy eficaz, sin embargo para los tipo test los expertos recomiendan otras formas de estudio, como veremos a continuación

Descarga gratis nuestra guía: “El aprendizaje en la edad adulta”

Indicadores de estudio de los exámenes tipo test

  • En general, en los exámenes de preguntas cerradas resulta más práctico abarcar mucho temario cada día para, a fuerza de trabajar repetidamente sobre los distintos conceptos, irnos quedándonos con múltiples pequeños detalles.
  • Hacer esquemas y resúmenes enfocados en aquellas conceptos y palabras clave que sirvan para sintetizar mejor todo el tema.
  • Hacernos preguntas y realizar simulaciones constantemente, incrementado la cantidad a medida que se acerca la fecha del examen.
  • En algunas preguntas es posible acertar aplicando el sentido común e incluso el descarte.
  • Es un examen tipo test es más efectivo intentar recordar muchas pequeñas claves donde cada una de ellas contiene una pequeña porción de información.
  • Intentar favorecer el reconocimiento evitando aprender los temas de una forma uniforme. Debemos centrarnos en los distintos apartados de la totalidad del temarios y sus aspectos claves, repasándolos una y otra vez.

Principales errores

En general, el error que se comete con mayor frecuencia a la hora de estudiar un examen tipo test, por otro lado muy comunes en las oposiciones, es prepararlos y planificarlos cómo si se tratase de un examen de desarrollo, sin tener en cuenta sus características diferenciales y el tipo de memoria implicado.

Esto supone que muchas veces la no superación de un examen tipo test se deba, al menos en parte, a los siguientes errores:

  • Priorizar la memoria de recuerdo en vez de la de reconocimiento.
  • Organizar el estudio de los temas de una forma demasiado lenta y progresiva, subestimando la importancia de la repetición en la preparación de las pruebas de test.
  • Suele ser más efectivo el estudio de la totalidad de los contenidos de forma integral, no tanto por temas o bloques, para a partir de ese estudio común ir descolgando mentalmente todos los conceptos que pueden entrar en alguna de las múltiples preguntas de test.
  • Otro error es no ensayar suficientemente los tests de pruebas, o hacerlo con muestras de baja calidad o que no son representativas de la clase de preguntas del examen definitivo u oficial.

De cualquier modo, más importante aún que todos estos indicadores y recomendaciones, es que cada estudiante trate de utilizar el método de estudio que le resulte más efectivo y productivo (aprender lo máximo con menos esfuerzo). Eso sí, realizando las adaptaciones necesarias a una prueba que, evidentemente, es diferente a los exámenes de desarrollo.

 

guía aprendizaje en la edad adulta