Las oposiciones tanto a maestros como a otros cuerpos profesionales de carácter público son una buena oportunidad para conseguir un empleo seguro y de calidad relacionado con  nuestro estudios, preparación y motivaciones. Por este motivo, la competencia es muy grande y en cada convocatoria se presentan muchos candidatos para un limitado número de plazas.

como estudiar oposiciones

Frente a la competencia y la complejidad de los temarios o pruebas, la clave del éxito de las personas que se presentan a las oposiciones radica en saber gestionar tanto los factores positivos o favorables como los desfavorables o negativos.

 

Factores positivos o que juegan a favor del opositor

Conquistar un puesto de trabajo supone asumir muchas responsabilidades, y más aún cuando se trata de un servicio público como ocurre con la mayoría de puestos ofertados en las oposiciones. Por este motivo, el principal factor positivo que debe tener un candidato o candidata conozca muy bien la características de la profesión y el puesto de trabajo al que pretende acceder.

Estos son los principales aspectos que se deben valorar:

  • Competencias, actitudes, aptitudes, condiciones y necesidades específicas del puesto de trabajo.
  • Los procesos clave que  integran tanto la oposición como la profesión en sí y el puesto de trabajo concreto.
  • Prever la necesidad de reforzar ciertas competencias para  desarrollar con éxito el trabajo una vez conseguido el puesto.
  • Conocer y estudiar el temario oficial.
  • Conocimiento y preparación de las pruebas prácticas que se ejecutan con el fin de evaluar diversos aspectos del candidato: competencias, motivaciones, adaptaciones emocionales, habilidades idóneas, perfil psicológico, etc.

Factores negativos o errores a evitar

El reverso de la moneda son los errores o efectos negativos que todo preparador de oposiciones debe evitar:

No organizar y planificar el tiempo óptimamente

Es muy importante realizar una planificación de la preparación de oposiciones de forma realista e integral, teniendo en consideración todos los temarios y pruebas prácticas a preparar y el tiempo que de verdad disponemos en función de nuestras obligaciones y estilo de vida.

Estudiar sin metodología

No existe una técnica o método único y eficaz para todos, por que es importante que cada persona aplique las formas particulares de aprendizaje que les resultan más eficaces : subrayados, resúmenes, mapas conceptuales, esquemas, reglas nemotécnicas, etc.

No darle la suficiente importancia a los ejercicios prácticos o pruebas orales

En muchas oposiciones existen pruebas orales y ejercicios prácticos. En las de magisterio en concreto, normalmente se realiza la preparación y defensa oral de alguna unidad didáctica. Muchos opositores tienden a enfocar sus esfuerzos básicamente a la preparación de los temarios, confiando en la improvisación para las pruebas orales o dedicándole un tiempo mínimo e insuficiente. Se trata de un error tan frecuente como importante, ya que las pruebas orales tienen mucho peso en la nota final, por lo que hay que ensayarlas y configurar una estrategia, sin confiar en la improvisación.

Otro error relacionado con las pruebas orales, que incluyen la defensa ante el tribunal de nuestros argumentos, es no terminar las intervención con unas buenas y contundentes conclusiones, o mostrarse tímido o esquivo en el debate. Esta actitud es doblemente perjudicial porque el tribunal lo tiene muy en cuenta y, además, es la parte que más suelen recordar sus miembros, por lo que acaba teniendo mucha influencia en la nota final.