La psicología se ocupa del estudio del comportamiento humano y el ejercicio de la profesión de psicólogo requiere seguir una serie de pautas éticas que se recogen en el Código Deontológico del Psicólogo. ¿Lo conoces? El Código Deontológico que regula el Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos establece que el código está destinado a establecer las reglas de conducta profesional en el ejercicio de la profesión en todas sus modalidades.  

Principios generales del Código Deontológico del Psicólogo

A continuación te exponemos los principales principios del Código Deontológico del Psicólogo, que son los siguientes:

La finalidad de la psicología

El objetivo de la psicología es el bienestar, la salud, la calidad de vida, la plenitud del desarrollo de las personas y de los grupos,  en la vida individual y social.

Descarga nuestra guía gratuita: Las áreas de la psicología y la aplicación de las nuevas tecnologías

Para lograr esta finalidad, en determinados casos, es necesario colaborar con otros profesionales que realizan actividades complementarias.  

Principios comunes a toda deontología profesional

Al igual que sucede en otras profesiones como la de médico y abogado, entre otras, rigen para el psicólogo una serie de principios generales que deberá respetar en el desarrollo de su profesión: respeto hacia las personas, protección de los derechos humanos, responsabilidad, honestidad, sinceridad, prudencia y fundamentación en las intervenciones que se realicen como psicólogo.

No participación en prácticas que atenten contra la libertad e integridad física o psíquica de las personas

Un psicólogo que interviene en prácticas como la tortura o los malos tratos, además de poder estar cometiendo un delito, estará violando su ética profesional y lo establecido en el Código Deontológico del Psicólogo.

Deber de información sobre violaciones de los derechos humanos

En el caso en que un psicólogo tenga conocimiento de que una persona está sufriendo tortura, malos tratos, o reclusión en condiciones degradantes debe informar, al menos, a los organismos colegiales.

Respeto a las creencias religiosas

Un psicólogo cuando atiende a sus pacientes debe respetar en todo momento las creencias religiosas del mismo. Esto no impide que pueda cuestionar algunos aspectos en el caso en que lo estime conveniente durante el tratamiento de que se trate.

No discriminación

La igualdad debe regir todas las intervenciones de los psicólogos que no podrán discriminar, en la realización de sus servicios, por razones de sexo, nacimiento, edad, raza, credo, ideología, o nacionalidad, entre otros aspectos.

No aprovechamiento de la situación de poder o superioridad

La situación de poder o de superioridad que se puede generar entre un psicólogo y su paciente durante una intervención, no será aprovechada por el psicólogo en beneficio propio o de otras personas.

Prudencia en los informes escritos

Cuando un psicólogo elabore un informe escrito deberá ser especialmente cuidadoso y crítico con nociones que puedan derivar en etiquetas que devalúen a una persona.

Captación y derivación de casos

En el ejercicio de su profesión el psicólogo no podrá realizar acciones para que le sean encomendados determinados casos ni a tener el monopolio de un área. Tampoco podrá derivar casos a su consulta privada si trabaja en una institución pública.

Denuncia de casos de intrusismo

El psicólogo no podrá prestar su nombre o su firma a personas que ejerzan la profesión de psicólogo de forma ilegítima.

Imparcialidad

En el caso en que el psicólogo deba actuar en una situación en la que se dan intereses personales e institucionales contrapuestos, deberá actuar con la mayor imparcialidad. ¿Conocías el Código Deontológico del Psicólogo?