Los problemas de salud mental están experimentando un crecimiento sin precedentes en las últimas décadas. Se estima que, a lo largo de los próximos años, algunos como la Depresión Mayor se convertirán en una de las principales causas de discapacidad a nivel global. Por ello, es esencial conocer las características psicológicas comunes a todos ellos y así poder aplicarlas a la práctica profesional.

 

Características psicológicas de los trastornos de salud mental

Para comenzar este artículo dedicado a las características psicológicas de los problemas de salud mental, debemos señalar que como elemento común en dichos trastornos tenemos el sufrimiento emocional que conllevan. Dicho sufrimiento se caracteriza principalmente por:

  1. Sobrepasar el umbral de tolerancia de la persona.
  2. Comprometer de forma dramática su calidad de vida y su capacidad para sentirse realizada.
  3. Afectar a las relaciones sociales, el trabajo, el autocuidado, etc.

La actual sensibilidad sobre esta cuestión ha favorecido que, a lo largo de los últimos años, haya mejorado considerablemente la detección de las características psicológicas de estas dolencias, así como su abordaje terapéutico. A diferencia de los enfoques pasados y partiendo de un enfoque multidisciplinar, ahora se contempla la realidad humana en su integridad y se abandona la perspectiva reduccionista que entendía al paciente como una máquina biológica.

Y es que cualquier tratamiento debería:

  1. Proporcionar a la persona herramientas prácticas mediante las que lidiar con las adversidades de su día a día.
  2. Minimizar cualquier riesgo de futuras recaídas (comunes en estos casos) estimulando al máximo todas sus potencialidades.

En este particular contexto, empiezan a cobrar especial interés las alteraciones que conciernen a las dimensiones cognitivas en el seno de los problemas de salud mental.

 

Descarga nuestra guía gratuita: Las áreas de la psicología y la aplicación de las nuevas tecnologías

 

Características psicológicas en cuanto a las destrezas que se ven afectadas

Son muchos los trastornos de salud mental cuyas características psicológicas implican un declive (más o menos pronunciado) en áreas tales como la memoria o la atención. En muchas ocasiones, se erigen como una de las principales quejas del paciente que acude a consulta. De hecho, incluso se ha probado que, en determinadas patologías como la esquizofrenia, suponen uno de los ejes sobre los que gira el menoscabo de la autonomía y la independencia, incluso por encima de las alucinaciones y los delirios.

En otros casos, como en muchos trastornos adictivos, pueden verse comprometidas las conocidas como funciones ejecutivas. Estas son una suerte de destrezas de orden superior implicadas en aspectos como:

  1. Los procesos de toma de decisiones.
  2. El razonamiento.
  3. La inhibición de los impulsos.

Dichas destrezas contribuyen de manera elemental a las conductas que precipitan o mantienen estos problemas de salud. Incluso el estrés, como realidad inexorable al hecho mismo de vivir, puede impactar negativamente en la memoria o en otras áreas cognoscitivas si se mantiene mucho tiempo a niveles excesivos.

Es por ello que la evaluación, el diagnóstico y el tratamiento de estos correlatos neuropsicológicos (mediante estrategias concretas de rehabilitación cognitiva) puede ser una parte importantísima del plan de intervención.

 

El progreso en el que nos encontramos

El modo en que el ser humano procesa la información de su entorno, elabora hipótesis sobre su propio futuro o interpreta situaciones de carácter social siempre ha formado parte de los modelos teóricos que indagaban en el porqué de su sufrimiento. Sin embargo, es quizá en este momento de trepidante avance y sensibilidad científica/humana que podemos comprenderlos mejor para intervenir eficaz y eficientemente.

Es ahora cuando tenemos la oportunidad de aunar el saber sobre el cerebro y sobre la mente para mejorar nuestra práctica clínica y nuestro juicio profesional.

La investigación sobre las citadas características psicológicas, fundamentada en los aspectos clínicos y en las más avanzadas técnicas de neuroimagen, está ganando notoriedad en el avance del conocimiento y del saber de las últimas décadas. Por citar un abanico de conductas comunes a los trastornos de ansiedad y del estado de ánimo cuando se prolongan mucho tiempo, procesos tales como:

  1. La pérdida de motivación.
  2. La presencia de pensamientos obsesivos (rumiación).
  3. Las dificultades de concentración.
  4. La irritabilidad 

...pueden ser comprendidos en su misma naturaleza desde la visión neuropsicológica. El conjunto de conocimientos que se despliegan desde esta disciplina supone una herramienta de enorme importancia para los profesionales de la salud mental, pues a partir de él es posible dar una adecuada cobertura asistencial a los pacientes que refieren este tipo de quejas. Al mismo tiempo, se articulan tratamientos con las siguientes características psicológicas:

  1. Basados en la evidencia.
  2. Integrados armónicamente con el resto de intervenciones (cognitivo-conductuales, por ejemplo).
  3. Potenciados de una forma recíproca y significativa.

Con el desarrollo de conocimientos en el área de la Neuropsicología, el profesional se encuentra ante un escenario lleno de posibilidades, sensible a las necesidades de su paciente y a algunos de los principales motivos de su sufrimiento y, sobre todo, preparado para contribuir con su trabajo a aliviar el malestar que pueda atenazarle.

Si quieres profesionalizarte en el área de la Neuropsicología, visita nuestro Máster en Neuropsicología Clínica.

 

Dr. Joaquín Mateu Mollá 

Doctor en Psicología Clínica y de la Salud

Profesor en el Máster en Neuropsicología Clínica de la Universidad Internacional de Valencia.

 

Ebook GRATIS: Psicología

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia