Según los datos de la Delegación de Gobierno para la Violencia de género en España, en los cinco primeros meses del año 2017, un total de 27 mujeres han sido asesinadas a manos de sus parejas. Concretamente, este último fin de semana del mes de mayo, apodado ya como el fin de semana negro para la violencia de género; Susana, Beatriz y Valentina han sido las víctimas que se ha cobrado esta lacra social. Tres víctimas en apenas 48 horas. Ninguna había presentado denuncia.

Únicamente el 18% de las mujeres fallecidas habían interpuesto denuncia contra su agresor (cinco de las veintisiete víctimas). Además, tan solo tres de estas mujeres tenían medidas de protección en vigor cuando se cometió el crimen. Por otra parte, tanto el 67% de las víctimas como de los agresores son de nacionalidad española. Sin duda, la violencia de género no entiende de clase social, de raza, de ideologías, de religión ni de edad.

Por ello, resulta vital la aprobación del Pacto de Estado contra la violencia machista. Ello con el objetivo de corregir los problemas de aplicación de la Ley Orgánica de Protección Integral contra la Violencia de Género de 2004 y adecuar esta ley al Convenio de Estambul (ratificado por España) que amplía la protección a nuevas formas de violencia contra la mujer.  Así pues, el Pacto de Estado contra la violencia machista es ya un compromiso y la Subcomisión de trabajo presentará las conclusiones durante este mes de junio.

Además, se considera imprescindible ampliar la dotación presupuestaria contra la violencia de género para no precarizar los recursos y continuar con la implantación de políticas públicas de igualdad. El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad  ha aumentado en cuatro millones de euros su presupuesto para la lucha contra este grave problema social. Aumento insuficiente, criticado por la oposición y presión social que aboga por un mayor incremento para lograr la actuación integral con las víctimas de violencia de género y tratar de evitar que se sucedan día tras día casos como el de Matilde, Estefanía, Toñi, Blanca, Mª Ángeles, Virginia, J.D, Cristina, Carmen, Laura, Ana Belén, Margaret, Mª José, Leidy Juliana, Gloria Amparo, Dolores, Erika, Ana María, Yurena, Viky, Andra, Rosa, Raquel, María del Rosario, Eliana, Ana Hilda, Susana, Beatríz y Valentina.

Ahora bien, para evitar nuevos casos de violencia machista, los distintos partidos políticos y las distintas administraciones públicas deben actuar unidos. Cada maltrato, cada denuncia, cada asesinato supone un asunto de estado que implica y afecta a toda la sociedad.

La educación en igualdad de oportunidades para hombres y mujeres así como en prevención de violencia de género es importante desde un primer momento. La formación o especialización del personal en los distintos ámbitos también debe ser una realidad. El trabajo en red o la correcta coordinación entre policía, guardia civil, personal sanitario, servicios sociales,… es otro de los muchos aspectos necesarios. La violencia de género es un problema que debe erradicarse con el compromiso y la unión de la sociedad en su conjunto.

Campaña Hay Salida año 2015

 

Violeta Pardo Pérez

Profesora Tutora: Actuación judicial y policial ante la violencia de género. Máster en Prevención e Intervención en Violencia de Género.