Tener un hijo es una de las experiencias más bonitas y enriquecedoras que se pueden vivir, sin embargo, en ese momento en el que deberíamos sentirnos tan felices puede aparecer el llamado “baby blues” o depresión post parto. Te contamos cómo superar la depresión.

Los cambios hormonales que produce el embarazo y los cuidados continuos que requiere el bebé, pueden sumir a la madre en la tristeza. Saber detectar los síntomas y actuar cuanto antes en estos casos es esencial para ayudar a la madre y al niño recién nacido. ¿Qué se puede hacer?

Detecta los síntomas de la depresión postparto cuanto antes

Saber qué es simple cansancio y qué puede ser un síntoma de depresión postparto es fundamental para poder tomar medidas. Los síntomas pueden ser los siguientes:

  • Cambios en el apetito, pueden ser repentinas ganas de comer o una falta absoluta de apetito.
  • Pérdida de concentración y energía para hacer las cosas del día a día y para ocuparse del bebé.
  • Ansiedad y miedo de que le ocurra algo malo al niño.

Descarga nuestra guía gratuita: Las áreas de la psicología y la aplicación de las nuevas tecnologías

  • Sentirse inútil para cualquier cosa.
  • Irritabilidad y cambios de ánimo.
  • Miedo a quedase a solas con el niño.
  • Mostrar desinterés por el bebé.

Los síntomas pueden variar de un caso a otro porque cada mujer y cada situación son diferentes y pueden influir muchos factores.

5 consejos para saber cómo superar la depresión postparto

Si temes que puedes estar sufriendo una depresión puedes seguir los siguientes consejos para actuar cuanto antes:

  • Acude a un terapeuta. En ocasiones, es más fácil hablar ante una persona que no nos conoce. Un terapeuta podrá escucharte y ayudarte a comprender lo que te está pasando y te dará las herramientas para que tomes medidas y te sientas mejor.
  • Expresa lo que sientes. Es importante que dejes salir todos tus pensamientos, que digas cómo te sientes y que no dejes pensamientos negativos en tu cabeza. Habla con personas cercanas, deja que tus emociones fluyan y exprésalas. Emociones como la ira o la tristeza son difíciles de expresar, pero son humanas cuando vivimos una situación nueva como puede ser la llegada de un bebé y es nuestra primera vez.
  • Dedícate tiempo. Eres madre y es importante que cuides de tu bebé, pero también eres persona y necesitas tiempo para ti misma. Cuídate, vete al gimnasio, sal con tus amigas de vez en cuando, realiza actividades que te gusten y no dejes de lado tu vida.
  • Habla con mamás que estén en la misma situación. Muchas madres se sienten solas y, en ocasiones, conocer a gente que vive nuestras mismas circunstancias nos hará sentirnos entendidos. Busca grupos de madres que se reúnan para hablar de cómo viven el día a día, es probable que te sientas mejor, acompañada, entendida y que, además, te diviertas.
  • Utiliza la meditación. Meditar te ayudará a tranquilizarte, a conectar con tu yo interior, a saber quién eres y a entender lo que te ocurre. Dedica un rato cada día para lograr tu paz interior.