El Internet de las Cosas y los dispositivos conectados son una realidad. Nos demos cuenta de ello o no, lo cierto es que vivimos rodeados de objetos inteligentes. La tecnología está muy presente en nuestra vida a un grado que hace un par de décadas era difícil de imaginar.

A continuación, veamos 6 objetos conectados que demuestran que la era del IoT ha llegado.

 

Smartphones, vitales para muchos

El primer ejemplo de objeto inteligente no puede ser otro que el teléfono móvil. Su implantación es técnicamente completa, ya que muy pocos pueden decir que no tienen uno.

El smartphone es empleado para todo tipo de tareas, tanto personales como técnicas. Los cientos de miles de aplicaciones que se pueden instalar demuestran claramente cuánto se puede llegar a depender de este dispositivo.

 

Pulseras de salud

El cuidado de la salud es otro de los campos en los que los objetos inteligentes están ganando terreno. Las smartband, pulseras que monitorizan el ritmo cardíaco, la tensión e incluso la calidad del sueño.

Descarga nuestra guía gratuita: Formación en tecnología. Conoce las disciplinas que seguirán demandando profesionales tras la cuarta revolución industrial

Algunas de ellas son independientes, mientras que otras envían los datos al móvil para hacer un seguimiento.

 

Televisores conectados

Uno de los campos en los que Internet está revolucionando las cosas es en el entretenimiento. Algo tan habitual como ver la televisión está cambiando, y no solo porque la señal que llega a nuestras pantallas es digital. Las smart TV y los SmartBox amplifican las funciones básicas y convierten cada monitor en un centro de entretenimiento integral.

Se puede ver la televisión, pero también acceder a contenidos adicionales, crear canales a la carta e incluso interactuar con determinados programas.

 

Bombillas led que se adaptan al ambiente

La bombilla incandescente está en desuso, dando paso a dispositivos más eficientes. Aunque incluso estos pueden tener los días contados si vemos la cantidad de bombillas de led que cambian de color y fuerza simplemente pulsando un botón. No hay que hacer más que sustituir una bombilla por otra, y cambiar de ambiente según sea nuestro humor o lo que estemos haciendo en la habitación.

 

Botones de compra

Amazon, el gigante de las compras online, también ha desarrollado sus propios objetos inteligentes. En este caso se trata de pulsadores para comprar un producto cuando nos haga falta. Si te cepillas los dientes y ves que queda poca pasta, o que tienes que comprar enjuague, un botón permite hacerlo simplemente con pulsarlo. El pedido se procesa automáticamente y lo recibimos en casa.

 

Altavoces, los últimos objetos inteligentes en llegar

Al menos por el momento, ya que el Internet de las Cosa aún tiene un largo recorrido. Los modernos altavoces inteligentes, que ya hablan y entienden el español, se convertirán en el centro de control del hogar. Proporcionan información sobre cualquier tema que haya en la red, guardan citas en la agenda para recordarnos más adelante lo que tenemos que hacer, encienden y apagan la luz o los electrodoméstico, etc. Más o menos lo que hace un asistente de voz como los de nuestros móviles, aunque a un grado mayor.

Hay más, y con el tiempo se irán incorporando otros. De lo que podemos estar seguros es de que los objetos inteligentes ya ocupan un lugar en nuestras vidas.

 

Ebook GRATIS: Formación Tecnologia

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia