El uso de las redes inalámbricas está generalizado. Muchos de los usuarios que se conectan a Internet lo hacen de este modo. En especial a través de redes Wifi emitidas por routers. ¿Sabes cómo aprovechar toda la potencia de estos emisores? Gracias al 5G Wifi, de las que hablaremos a continuación.

 

Las redes convencionales están saturadas

Uno de los mayores problemas con los que nos encontramos hoy es la saturación de las redes convencionales. Estas, denominadas 2,4G, tienen una demanda muy alta. Especialmente en áreas muy pobladas.

No hay más que activar el Wifi de un terminal, como una tablet, y hacer una búsqueda para comprobar que a nuestro alrededor hay muchas redes activas. La intensidad depende del tipo de router o la distancia a la que se encuentran. Pero es una evidencia de que esta red está en pleno uso. Y la mayoría de dispositivos no operan bajo 5G Wifi, sino en 2,4G.

Descarga nuestra guía gratuita: Formación en tecnología: Conoce las disciplinas que seguirán demandando profesionales tras la cuarta revolución industrial

Esta es la razón por la que a menudo puede haber interferencias. Si a esto le unimos el hecho de que el IoT se empieza a incorporar, nos encontramos con un posible problema.

 

El 5G Wifi aumenta la velocidad

Además de ser una red que aún no se ha saturado, hay otro motivo por el que el 5G Wifi es interesante. Si estamos conectados a un router de fibra óptica, la velocidad de transferencia es muy superior a la que se puede conseguir en 2,4G.

Además, los canales por los que opera esta red son más numerosos. Y el ancho de banda es el doble que el de su antecesor. Por tanto, hablamos claramente de una red inalámbrica más potente y estable. Teniendo en cuenta que la demanda de los equipos es cada vez más exigente en este sentido, lo ideal es conectarlos por esta vía.

 

Pasos para conectarse a una red 5G Wifi

Evidentemente, lo primero que hace falta es asegurarnos de que tenemos un router o un repetidor de señal que emite en este ancho de banda. Si se trata de una red de fibra seguramente sea así. Los routers que tenemos en la actualidad en nuestras viviendas u oficinas suelen emitir en dual. De modo que veremos dos señales disponibles, una de 2,4G y otra con 5G Wifi.

También hará falta que el dispositivo con el que queremos conectarnos pueda recibir la señal. De ser así, al buscar las redes veremos dos opciones: una con el nombre de nuestra red y otra con el mismo nombre seguida de 5G. Salvo que hayamos configurado el router y hallamos denominado cada una de forma distinta.

A continuación solo hay que efectuar la conexión del mismo modo que con el 2,4G. Se nos pedirá una contraseña, muy recomendable para que nadie pueda conectarse sin autorización. Una vez insertada, el terminal se conectará y posiblemente no se note ninguna diferencia. Salvo que tardaremos mucho menos en cargar las páginas por las que navegamos. O en descargar las imágenes y vídeos que nos envíen a través de Internet.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia