En todos los círculos tecnológicos no se deja de hablar de la llegada de las redes 5G, velocidad que superará a la generación anterior de una forma asombrosa. Aunque esta nueva red inalámbrica no solo destaca por su velocidad. También lo hace por ser el soporte de otras tecnologías que serán igual de cotidianas en unos cuantos años.

 

5G, velocidad de conexión hasta 1000 veces más rápida

Es inevitable que del 5G se destaque su velocidad. Se ha establecido que alcanzará lo 10 GB por segundo, más que suficiente para poder escuchar música o reproducir un vídeo en alta definición en tiempo real. Por no hablar de las comunicaciones a través de redes como WhatsApp o Telegram, de comunicación instantánea.

Pero el 5G velocidad no será lo único que traiga. Hay otras cosas que merecen la pena destacar.

 

Una latencia muy baja, ideal para tecnologías delicadas

La latencia que tiene el 5G es otro de los puntos a favor de la tecnología. La capacidad de respuesta que se desarrolla se calcula en un milisegundo, 50 veces menos que en el 4G.

Descarga nuestra guía gratuita: Formación en tecnología. Conoce las disciplinas que seguirán demandando profesionales tras la cuarta revolución industrial

Esto en una llamada de teléfono o un mensaje no tiene importancia. Pero en campos como la automoción o la cirugía a distancia es vital. Y por eso, se espera que la quinta generación sea la que impulse la llegada de los vehículos inteligentes o la telemedicina a un nivel mayor al actual.

 

IoT, ciudades inteligentes y casas conectadas

Los smartphones de última generación tienen un consumo de datos importante. Y todo apunta a que en el futuro la tendencia será a más. Por ello, para que lleguen nuevos dispositivos conectados es necesario que no consuman demasiado ancho de banda. De lo contrario, las redes se saturarían y no funcionarían bien.

Los dispositivos del IoT, así como los sistemas avanzados que tendrán las ciudades, necesitan enviar información cada cierto tiempo para que el sistema pueda tenerlo todo bajo control. El 5G permitirá asumir tanto el tráfico de la red móvil, que también se moverá en 4G, como los dispositivos conectados del Internet de las cosas.

 

Más dispositivos conectados a una misma red

Tanto la baja latencia como que haya en el 5G velocidad muy elevada permiten conexiones múltiples. Las redes actuales también, aunque en menor medida de las que se podrán tener en el futuro. Los wereables, coches autónomos o sistemas de análisis y control del aire en las ciudades son ejemplos de dispositivos con los que ya empiezan a coexistir los móviles. Y todo ello solo será realmente posible cuando se implante esta nueva tecnología.

 

¿Estamos cerca de su llegada?

Se habla de 2020 como fecha clave para muchas cosas, entre ellas la llegada del 5G. ¿Será realmente así? A juzgar por los movimientos que se están llevando a cabo, puede que incluso lo veamos antes. A pesar de los desafíos que supone conseguir del 5G velocidad y prestaciones máximas, las operadoras ya están pujando por tener su espacio en este ancho de banda, tanto en España como en el resto del mundo. Lo que está claro es que la comunicación del futuro tiene un nombre.

 

Ebook GRATIS: Formación Tecnologia

Author

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia