El desarrollo personal tiene mucho que ver con todo aquello que nos hace sentirnos orgullosos de nosotros mismos. Es todo aquello que nos hace crecer intelectualmente. Nos puede venir al conseguir un nuevo trabajo, una nueva relación personal o al lograr un alto nivel de madurez cultural.

En este artículo daremos unos sencillos consejos relacionados con la mejora del desarrollo personal. Y es que esto es algo que todo el mundo desea, pero que, habitualmente, no resulta sencillo llevar a la práctica.

La primera sugerencia que haríamos sería que nos involucremos en una causa por la que realmente creamos. Pelear por un objetivo noble es una manera estupenda de demostrar proactividad y firmeza en las propias convicciones.

 

 

La manera más fácil de materializar este consejo es con la participación activa en una ONG o una asociación en defensa de los animales. Son entidades que ya llevan años montadas y que ya tienen definidas las tareas que deben realizar sus voluntarios. De esta manera, no nos quitará mucho tiempo el pensar qué podemos hacer por esa causa noble que queremos. Nos ofrecemos y empezamos a trabajar.

Leer es una forma maravillosa para crecer intelectualmente. Es por lo tanto, el segundo consejo que podemos hacer respecto al desarrollo personal. En los libros está el conocimiento y si practicamos un rato de lectura cada día el crecimiento cultural está asegurado.

Con la lectura no solamente aprendemos vocabulario nuevo y nuevas maneras de expresarnos sino que desconectamos y nos evadirnos de la rutina diaria. Sin embargo, es cierto que no todos los libros van a ser igual de efectivos. Por este motivo, es bueno que, al menos al principio, no leamos un libro porque sí, sino porque nos lo ha recomendado alguien (físicamente o a través de algún medio de comunicación).

Después de leer, viajar es lo mejor que podemos hacer para ganar en cultura y crecer en desarrollo personal. Cada país nuevo que se visita y cada lengua que se descubre es un mundo nuevo que se nos abre a los ojos. Es una opción más cara que las anteriores, pero que si nos la podemos permitir es algo a lo que no podemos renunciar.

Viajar nos permite ser más tolerantes con las diferentes culturas que hay y saber apreciar la riqueza de nuestro mundo. También nos ayuda a valorar más lo que tenemos en nuestro hogar, en el caso de visitar lugares con menos recursos materiales.

Estar abiertos al aprendizaje es otra de las sugerencias que podemos dar para mejorar nuestro desarrollo personal. Para tener una buena salud mental siempre es recomendable aprender algo nuevo, como cocinar, bailar o coser. Mantener la mente ocupada en incrementar algún conocimiento siempre es bueno y nunca resta.

Nunca sabemos cuándo podremos sacarle rendimiento al aprendizaje de esas nuevas habilidades adquiridas.

La última sugerencia que podemos dar para desarrollar mejor nuestra persona es hacer ejercicio de manera regular. Los clásicos lo tenía claro: “Mens sana in corpore sano”. Una de las mejores maneras de mantenernos saludables y frescos como una rosa es practicando deporte.

Si hacemos deporte en equipo o en compañía de alguien estaremos cumpliendo además con algo muy intrínseco del hombre y necesario para la especie humana: la sociabilidad.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia