El debate sobre las habilidades directivas más relevantes para un líder se reabre periódicamente. Cada año aparecen nuevos estudios cuya publicación, por otra parte, ha aumentado de frecuencia desde que el ritmo disruptivo de la innovación nos ha impulsado de lleno en una nueva era, la digital.

Las cualidades y capacidades más demandadas marcan una profunda diferencia entre el humano y la máquina. Un buen líder debe poder comunicar claramente los objetivos de la organización, ya sean a corto plazo o a largo plazo. También necesita saber motivar y delegar, algo de lo que un robot nunca sería capaz.

Si bien, hoy día, es frecuente que altos directivos, project managers y toda clase de líderes cuenten con el apoyo de la tecnología, la parte más decisiva de su labor depende directamente de ella.

Descarga nuestra guía gratuita: El impacto de un MBA en tu desarrollo profesional

¿Cuentas con las habilidades directivas necesarias para llevar a tu organización al éxito?

 

Habilidades directivas en tiempos de digitalización

Un buen líder es honesto, es inspirador, está listo para tomar la iniciativa y reúne las habilidades directivas que le ayudan a tener éxito, como las cinco siguientes:

  1. Delegación. Aprender a lograr cosas a través de otros es una parte imperativa de un liderazgo eficaz. Alguien que puede delegar puede:
  • Evaluar las fortalezas y debilidades de los empleados.
  • Asignar tareas acordes a las habilidades de los empleados, que les plantean nuevos y estimulantes desafíos.
  • Establecer expectativas y priorizar.
  1. Comunicación. Especialmente en la era digital, es fundamental saber comunicarse cara a cara, pero también resulta esencial tener la capacidad de escoger las herramientas tecnológicas que mayor valor pueden aportar a esta función. Los líderes que cuentan con la comunicación efectiva entre sus habilidades directivas son capaces de:
  • Escuchar con atención y de forma activa.
  • Entender el lenguaje corporal y las señales no verbales.
  • Gestionar su tono vocal y la inflexión.
  • Hablar claro.
  1. Creatividad. La creatividad en un rol de liderazgo consiste en ver personas y situaciones a través de múltiples lentes, es un tipo de inteligencia y forma parte de las habilidades directivas más buscadas en un momento en que la innovación y la diferenciación constituyen importantes ventajas competitivas. Quien es creativo puede:
  • Utilizar el pensamiento crítico.
  • Resolver problemas complejos.
  • Establecer conexiones.
  • Desarrollar ideas únicas
  1. Coaching. El papel fundamental de un gran líder es desarrollar más líderes y, para conseguirlo, esa persona tiene que demostrar que cree en su equipo y también ha de lograr hacerles sentir valorados como miembros de la organización. Las habilidades directivas de coaching son extraordinariamente útiles a la hora de:
  • Ofrecer retroalimentación constructiva.
  • Escuchar atentamente.
  • Ofrecer recomendaciones.
  • Plantear retos.
  1. Toma de decisiones. Aprender a tomar decisiones con rapidez y confianza es cuestión de experiencia, aunque el conocimiento que da una formación superior, como un MBA también tiene un impacto en esta capacidad. Alguien que sabe tomar las decisiones adecuadas lleva a la organización a la consecución de sus metas.

Además de estas habilidades directivas, un buen líder en la era digital debe ser buen jugador de equipo y fomentar la colaboración, tiene que asumir su responsabilidad para ser respetado, tener la capacidad de guiar al equipo, saber motivar, ser adaptable y auténtico. Por supuesto, en estos tiempos y en cualquier otro momento de la historia de los negocios, a un buen líder no debería nunca faltarle el humor, para asumir las críticas con deportividad, no tomarse demasiado en serio y hacer del entorno de trabajo un lugar más agradable para todos.

 

Ebook GRATIS: MBA

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia