La crisis económica global ha tenido una grave repercusión en la inserción laboral de los jóvenes españoles con estudios universitarios. El investigador Florentino Felgueroso realiza un análisis de esta situación en la entrada del blog de Studia XXI titulada “La empleabilidad de los graduados universitarios”.

Analiza cuatro décadas y ofrece datos estadísticos de elaboración propia sobre las tasas de paro de los titulados universitarios españoles, el desajuste ocupacional, la inestabilidad laboral y la movilidad territorial (entre provincias y Comunidades Autónomas).

 

 

Veamos en este artículo las principales conclusiones sobre la empleabilidad de los universitarios a las que llega este investigador.

Florentino Felgueroso parte su análisis con la definición de empleabilidad de la Comisión Europea (2011) y que está en la línea con la que ya hemos mencionado en otras ocasiones: “la combinación de factores que capacitan a los individuos para conseguir un empleo, para permanecer empleados y para progresar a lo largo de sus carreras laborales”.

A esta introducción le sigue la sentencia que en los últimos 40 años los jóvenes titulados universitarios no han quedado al margen de los problemas estructurales que presenta la economía española con el empleo juvenil. Si bien es verdad, que con los años de la crisis se ha abierto una brecha importante en cuanto a la empleabilidad de los universitarios y de los no universitarios.

Con esto, Felgueroso nos quiere decir que la crisis no ha provocado más paro juvenil, simplemente ha hecho más visible una realidad de la economía española, arrastrada desde antes del año 1979. En España tradicionalmente los universitarios españoles no empezaban a experimentar una empleabilidad superior a los no universitarios hasta pasados los 30 años.

Sin embargo, el investigador muestra cierta preocupación por un dato aterrador: En España actualmente hay 700.000 parados con titulaciones universitarias, el doble que antes de la crisis económica. Y casi la mitad de estos parados tienen 11 años de experiencia laboral.

Una preocupación que se agrava cuando comprobamos que, según el estudio, los universitarios españoles que trabajan en ocupaciones propias de su titulación (profesionales o directivos) disminuido desde el año 1980, año en que aproximadamente el 60% de los titulados era directivo o profesional. Actualmente, este porcentaje es del 40%.

A todo esto la nota positiva que podemos extraer de esta investigación es que el porcentaje de titulados universitarios que trabajan como profesionales o directivos se ha mantenido estable (40%) desde el año 2001, cuando la economía española empezó a experimentar el crecimiento más alto de la democracia.

Otro dato para el optimismo respecto a la empleabilidad de los titulados universitarios es que a partir de los 10 años de experiencia los empleados universitarios trabajan más en ocupaciones más propias de sus estudios y desarrollan su trabajo como profesionales o directivos.

 

Más emprendimiento a partir de los diez años de experiencia

El estudio de Felgueroso también concluye que el autempleo y el emprendimiento en nuestro país entre universitarios arrastra un problema estructural.

Prácticamente en los últimos 40 años los autónomos menores de 30 años con titulación universitaria se ha mantenido por debajo del 10%.

Los titulados universitarios no empiezan a lanzarse a ser autónomos hasta que no acumulan diez años trabajados. Una cifra que a penas sobrepasa el 10%.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia